13. El decálogo: Las diez maravillas

[Diez razones por las que mi familia querría venir a visitarme]

21 de abril de 2011

Dos meses de ausencia nunca serán excusa para un escritor, pero permítanme que me excuse. Hace tiempo que no escribo en el blog, lo cual es signo de que, primero, cada vez tengo más trabajo en el colegio y menos tiempo para escribir; segundo, que ya he pasado ese primer período en el que la novedad es noticia: ya me he aclimatado al país, las cosas empiezan a dejar de sorprenderme y se me hace difícil buscar un tema sobre el que escribir. Si bien no es menos cierto que tengo varios rodando por mi cabeza: quiero redactar un par de artículos sobre las Misioneras de la Caridad (y la Madre Teresa de Calcuta) por un lado, y sobre el Sida, por otro. Pero, aparte del conocimiento que mi experiencia aquí pueda aportar, estoy intentado documentarme y leer algunos libros y textos que me permitan hablar con un mínimo conocimiento de causa. Así que estos temas van a tener que esperar un poco más.

Para romper el hielo y volver a coger la práctica de la escritura –el hábito hace al monje- he decidido preparar un decálogo. En estas fechas primaverales se acerca una visita muy especial y he pensado que podría dorarles la píldora un poco antes de su llegada. Este decálogo será práctico para aquellos que ya vienen de camino, e interesante –o eso espero- para esos otros a los que no les es posible la visita y que , de forma rápida y sintética, quieran conocer mi fotografía del país después de siete meses aquí.

Sin más dilación, os presento mi DECÁLOGO ETÍOPE:

  1. Seguramente conozcas a tu padre, a tu abuelo y puede que hayas oído hablar de tu bisabuelo. Pero, ¿hasta donde alcanza tu árbol genealógico? Si vienes, tendré el honor de presentarte a un familiar tuyo: LUCY, el homínido más anciano jamás descubierto, hoy presente el Museo Nacional de Etiopía.

     

  2. Seguramente conozcas iglesias, mezquitas y sinagogas que habrás visitado a lo largo y ancho del mundo. Bellos inmensos edificios que se alzaron un día para glorificar a Dios intentado, simbólicamente, tocar el cielo. Pero, ¿Has visto alguna vez una iglesia que se construya hacia abajo? En Etiopía encontraras uno de los más asombrosos fenómenos arquitectónicos: las iglesias de LALIBELA, escavadas en piedra en el siglo XII y hoy sin duda una de esas maravillas por contemplar antes de morirse.

     

  3. Seguramente habrás soñado que algo te ocurre en un futuro próximo, o habrás deseado que algo no hubiera sucedido en el pasado. Bueno, si vienes a Etiopía, te garantizo que viajarás al pasado: en concreto, volverás al AÑO 2003. ¿Y esto cómo es posible? Has de saber que nuestro calendario, el gregoriano, sufrió una modificación hace unos siglos y añadimos unos años más por lo que se consideró un error de cálculo del nacimiento de Jesucristo. Etiopía sigo el calendario Juliano, que no sufrió modificación y que lleva una diferencia de 7 años con el nuestro.

     

  4. Seguramente sabrás que hay tres grandes religiones monoteístas: Judaísmo, Cristianismo e Islam. Sabemos de los conflictos que ha habido a lo largo de los siglos entre ellos, y España es un claro ejemplo. Mira en el mapa y observa que todos los países que rodean a Etiopía son musulmanes. ¿Qué pasó aquí? Pues pasó que Mahoma se refugió en este país en su Hegira o Éxodo, recibiendo un trato fenomenal en tierras abisinias. Su frase “Dejad a los etíopes en paz” significa hoy la EXISTENCIA PACÍFICA DE LAS TRES GRANDES RELIGIONES monoteístas en lo que es una de las claras y envidiables excepciones de convivencia religiosa en el mundo.

     

  5. Seguramente habrás oído hablar de países, como el nuestro, donde hay más de una lengua o etnias presentes. En España tenemos el catalán, el vasco, el gallego y el castellano; en Suiza tienen el francés y el alemán. Pero, ¿y si te digo que en Etiopía hay cerca de 80 etnias diferentes y por tanto 80 LENGUAS distintas? Por supuesto que hay mayorías: el amárico es el idioma oficial del país, y pertenece a la rama afroasiática semítica, como el árabe o el hebreo. Pero, ¿no es sorprendente el número de lenguas aquí presentes?

     

  6. Seguramente habrás escuchado hablar de historias legendarias sucedidas en el Nilo, asociadas casi siempre con Egipto; historias que se remontan al inicio de las civilizaciones; sabrás también el lugar donde desemboca el Nilo: el Mare Nostrum. Pero, ¿Te has preguntado alguna vez dónde nace el que es el río más largo del mundo? Pues sí, venir a ver su NACIMIENTO supongo que es otro de los privilegios de la visita a este país.

     

  7. Seguramente sabrás lo que significa el término colonizar. Ayer, hablando con un niño del orfanato, me dijo que los europeos le hemos hecho una herida incurable a África, lo cual es tristemente cierto: no hay más que echar un vistazo al panorama africano. Pero, ¿Te has preguntado alguna vez si hubo algún país que resistiese la ofensiva colonial europea? Pues sí, estás en lo cierto. Hubo un ORGULLO AFRICANO, una zona remota en la que nadie pudo establecerse: si vienes a Etiopía, prepárate para toparte con los más la más orgullosa de las gentes presentes entre la numerosa variedad africana.

     

  8. Seguramente habrás escuchado de bellas TOP MODELS Y ATLETAS fueras de series en el terreno olímpico. Pero, ¿Te has preguntado de dónde vienen y las razones de su existencia? Addis Abeba es la tercera capital más alta del mundo (2500 metros) y el terreno montañoso hace de este lugar un escenario idóneo para la preparación atlética que luego tiene su obvio resultado en las competiciones olímpicas. Las mujeres, se dice, son una exótica mezcla de la belleza africana y asiática. Las esposas de los turistas solitarios tienen motivo para preocuparse, pues si el extranjero tiene la suerte de toparse con una mujer etíope, y si ésta es guapa, será un producto único en el mundo (después de mis hermanas, claro); sólo hay que venir a verlo para comprobarlo.

     

  9. Seguramente habrás escuchado hablar de países con VARIEDAD PAISAJÍSTICA, étnica e idiomática. Pero, te invito pensar en un país donde puedas encontrar desierto, montaña, selva, volcanes y sabana. Ven aquí, dime tus preferencias y te llevaré al universo que se aclimate a tus gustos y deseos.

     

  10. Seguramente pensarás que tengo preparada una décima realidad para este decálogo, pero no es así. Se me hace difícil condesarlo todo en tan poco espacio, pues te esperan muchas novedades en Etiopía y ni el mejor de los escritos podrá sustituir la más insignificante de las experiencias: danzas tribales en la noche cerrada de una aldea ilocalizable en google maps, ritos inmemoriales repetidos en la modernidad en la que vivimos, religiones ancladas en el tiempo, amistades fraguadas en torno a la sagrada ceremonia del café, cordialidad en las calles por el hecho de ser faranji o extranjero, rastafaris africanos de linaje inexplicable, paisajes hasta ahora no pensados e imborrables de la memoria, sorpresas imprevisibles que ni el más experimentado de los guías podría prever… Estoy seguro de que tu presencia aquí se llevará mucho más que estas 10 experiencias inolvidables. Te invito a venir, comprobarlo de primera mano y rebatirme si es que me equivoco. ¡Buen viaje, camarada!

 

Un pensamiento en “13. El decálogo: Las diez maravillas

  1. Sin duda, el tiempo que hemos estado en Etiopía a sido inmejorable, por lo menos para mí, y me he llevado muchas buenas experiencias y recuerdos del país. Espero poder volver allí y vivir todo de nuevo, y más si es posible.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s