28. Día de cine: “Annie” vista en un orfanato.

images (1)[De la idoneidad del cine para aproximarse a determinados temas y de las consecuencias que el visionado de un film puede tener en la vida de una persona]

Adís Abeba. 7 de febrero de 2015.

Ayer hablaba con una amiga de lo curioso del juego del azar en la vida de uno, que se encarga de ponernos situaciones y gente por delante con la que llegamos a formar lo que finalmente somos como personas. ¿Por qué ellos y no otros? ¿Por qué ese lugar? ¿Por qué esas situaciones? La cantidad de circunstancias que se tuvieron que dar para que tú, por ejemplo, lector, y yo, nos conozcamos, podrían no haberse dado a la mínima de cambio y nuestra historia sería, por tanto, distinta. Tampoco quiero dramatizar; no es que nuestra vida hubiese sido peor o mejor, no me refiero a eso, sino al hecho de que nuestra vida habría sido, simplemente, distinta.

En ese cumulo de circunstancias, una de las que a mí me ha tocado vivir es la de conocer a fondo un orfanato en Etiopía. Ya de por sí es algo poco común. No sé cuántas personas habrán puesto un pie en un orfanato en su vida, o cuántas lo habrán hecho en Etiopía. Pero creo que el porcentaje es bastante bajo. El caso es que hoy es domingo y tocaba ponerles un par de películas, y una de ellas ha sido “Annie”, el film musical sobre una chica huérfana que, entre canción y canción, no pierde la esperanza de que sus padres vuelvan y que va a pasar una semana adoptada por un multimillonario americano. Viéndola, me he dado cuenta de que, al igual que nos sentimos identificados con innumerables historias en el mundo del cine, en el caso de Annie, la mayoría de los mortales la hemos visto siempre desde fuera, con la lástima de pensar lo triste que es un orfanato. Sin embargo, hoy la hemos visto desde dentro, desde el punto de vista del huérfano. Tras años viviendo con ellos, las emociones que he sentido al verla con ellos son indescriptibles. No quiero ni pensar las suyas.

Cada vez que escojo una película para ellos trato de verla antes, pues soy consciente del efecto que puede tener en sus vidas, sobre todo en tan desestabilizadas psicologías. Sabía que “Annie” era una película de alto riesgo, una película, cuanto meno y en su caso, delicada. Primero, porque podría crear una revolución contra los responsables del centro si los niños llegan al supuesto de asumir el mensaje erróneo de que todos los directores de orfanatos son tan horrendos como la mujer que dirige el centro de “Annie” (si bien con matices, pues una segunda lectura demuestra que esa horrenda mujer es más víctima que otra cosa). Segundo, por crear la falsa ilusión de que los procesos de adopción acaban todos en manos de gente rica cuya vida es feliz, exenta de problemas y llena de bailes, saltos y canciones. Tercero, por el miedo que tengo siempre a enfrentarme a la realidad, y ver sus reacciones al escuchar las canciones del film y sus mensajes. A pesar de todo, a veces, todos los razonamientos no son suficientes y aunque creas que no es conveniente, un impulso te lleva a dar el paso.

Los dos primeros puntos no los considero demasiado conflictivos. Estos niños saben de sobra que un orfanato no es el mejor lugar del mundo, pero entienden que hay diferentes personas, diferentes maneras de llevarlo y diferentes directores, y que la mujer alcohólica, insatisfecha y depresiva que representa la peli no es la directora de todos los centros (y eso que, como digo, es representada más como victima que como cruela de vil). El segundo punto, el de soñar con un mundo mejor, lo tienen por desgracia asumido y descartado, pues apenas hay adopciones en nuestro centro debido a que la mayoría son seropositivos. Me preocupaba, sobre todo, el tercero, en el que se iban a enfrentar, sobre todos los mas pequeños, a la realidad de quiénes son, poniéndole nombre a sentimientos que siempre han tenido pero que quizá nunca antes han interiorizado o expresado. A saber: no haber experimentado nunca un verdadero cumpleaños, un regalo de Santa Claus, que a nadie le importa si creces o menguas, si apruebas o suspendes, qué es lo que te preocupa por las noches y, en definitiva, saber que eres un número más en la lista de huérfanos del mundo sin un referente, una persona que se preocupe específicamente por ti. Hablando en cristiano: sin unos padres que te quieran.

Cuando, al final de la película, el multimillonario abraza a Annie, tras una escena en la que corría grave peligro, todos los niños aplaudieron. Creo que no fue un aplauso más, del estilo del resto de los domingos. No. Fue el aplauso de unos niños faltos de afecto que se vieron identificados en la historia de una niña que, con sus diferencias, pasaba por lo mismo que ellos están pasando. Y se alegraron de la misma manera que se alegrarían si fuesen ellos los protagonistas.

No estoy seguro de si en los manuales de psicología aconsejan hacer lo que hemos hecho hoy, pero me parece que es su derecho, más temprano que tarde, hacerles conscientes de su situación, que la interioricen, la piensen y la asuman, para enfrentarse a ella de la manera que mejor puedan. De lo contrario, un día saldrán de la burbuja en la que viven y, al ver el mundo de afuera, se encontraran de frente con la realidad de quienes son, y quizá sea un poco tarde para ellos.

Estoy seguro de que muchos probablemente ya lo tienen asumido, sobre todo los más mayores, pero creo que más de uno, no se cuantos de los cerca de cien que había en la sala, a pesar de la tristeza que les haya supuesto encontrarse por primera vez con el espejo de su realidad, es hoy cuando lo han aprehendido de alguna forma, y, de nuevo, a pesar de lo difícil que les pueda suponer, me parece necesario. Y aquí, el cine una vez más, me ha echado un cable de una manera que difícilmente otro arte pudiera haberlo hecho.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s